Ideas para decorar cocinas rojas

La decoración de las cocinas ha pasado por múltiples influencias a lo largo de los años. Uno de los enfoques más frecuentes es el de utilizar un color vivo que destaque junto a tonos más neutros como el blanco, el negro, el gris u otras variaciones.

De entre los tonos vivos empleados en decoraciones de cocinas destaca el color rojo. Un tono con mucha personalidad que le dará carácter a tu cocina y que ofrece muchas posibilidades diferentes. Vamos a ver diferentes ideas para que decores tu cocina ideal y te quedes sin dudas a la hora de hacer distintas combinaciones.

Consejos para decorar una cocina roja

Elige el estilo. Cuando te dispongas a decorar una cocina roja deberás fijarte en el estilo que pretendes conseguir. Para ello es importante que partas de referencias para escoger los elementos que prefieras de forma cohesiva. Si quieres un ambiente moderno con colores planos, texturas llanas y un estilo en general sencillo, tendrás que elegir elementos sin mucha textura tanto en las paredes como en el suelo para que nada interfiera en el resultado final. Por el contrario, si quieres un resultado moderno pero más cálido, ten cuidado con las combinaciones con el negro y plantéate si encajaría algún suelo de parqué o algún color suave que conjugue bien con el rojo.

Decide cuánto rojo quieres. Puedes obtener resultados muy distintos dependiendo del porcentaje de este color presente en tu cocina. Si has pensado en una estética con el rojo como tema pero no tienes claro cómo exactamente, piensa en si quieres que el rojo predomine por doquier o si prefieres que destaque solo con pequeños elementos llamativos.

Combinaciones. Siguiendo el consejo de la proporción del color, los otros tonos con los que combines el rojo podrán dar ambientes distintos. Contrasta posibilidades tanto de colores como de materiales: opacos o brillantes, cálidos o modernos, minimalistas u ornamentados. El color rojo, como los otros tonos con los que lo complementes, puede estar presente en varios elementos o sólo en uno. Varíalo con negros, grises, blancos o verdes en diferentes proporciones, o decide cómo combinarían mejor elementos de madera y de forja. Las opciones son prácticamente infinitas, por lo que sólo tus gustos y el espacio del que dispongas deberían marcar tus decisiones.

Ideas para decorar una cocina roja y blanca

El rojo y el blanco son colores que combinan bien, no en vano es una de las elecciones más frecuentes en decoración. Para triunfar con un conjunto con estos elementos debes tener en cuenta el espacio en tu cocina y decidir qué elementos quieres que tengan el color rojo. Por ejemplo, el resultado será diferente si eliges que sean las paredes las que destaquen por su color rojizo a si tienes fijación por los electrodomésticos rojos.

Ante todo, lo importante será lograr un equilibrio. Puedes elegir unas paredes blancas llanas o como en el ejemplo, optar por un estilo más clásico y componer la pared de baldosas blancas o tonos suaves grises. También puedes dejar el rojo tan sólo en el mobiliario de cocina para conseguir un  efecto de contraste potente entre los muebles donde guardas los aparatos, cubiertos, etc. y la zona hábil o útil donde preparas tus recetas y cortas la verdura. Que la zona de trabajo sea blanca ayuda a no fatigar la vista y a mantener limpia la superficie, por lo que piensa también en esto si piensas pasar muchas horas preparando comidas deliciosas.

Si la combinación roja y blanca te gusta pero quieres variar un poco el conjunto, no te preocupes, tienes toda la gama de grises para jugar y variar la vista de tu cocina. Escoge un set de tostadora, hervidor u otros elementos que utilices frecuentemente del mismo tono gris o negro para añadir pequeños detalles que den vida al conjunto. Además, piensa que no introducirás otro color, dado que la vitrocerámica y algún otra cosa más seguramente ya son negras, por lo que sencillamente añadirás equilibrio visual.

Ideas para decorar una cocina roja y negra

Otra de las opciones a la hora de decorar nuestra cocina con el color rojo es dotarle del elemento contrastivo contrario al blanco. El rojo y el negro se ha utilizado en un sinfín de conceptos diferentes. Desde el arte hasta los movimientos políticos y culturales, este par de colores coinciden ofreciendo un resultado visual fuerte y seductor.

Lo cierto es que es difícil equivocarse. El negro, como sabrás, es un color que vale para todo, y si quieres introducirlo en tu cocina la dificultad residirá en elegir qué estilo de mueble te gusta más y en cómo quieres organizar el espacio.

Ten en cuenta que el negro absorbe la luz, por lo que si no tienes una buena iluminación en el espacio culinario, te recomendamos que te plantees mejorarla cuando optes por esta opción.

Combina la fuerza del rojo y el negro en los muebles, dejando que los distintos paneles de nevera, horno y armarios combatan en su rivalidad, dando lo mejor de esta combinación. Como en el ejemplo anterior, puedes dejar para la superficie de trabajo un color más suave si lo deseas. De nuevo, los tonos grises jugarán a tu favor.

Puedes ir más allá de cocina y electrodomésticos y pensar también en aprovechar otros elementos del espacio, como pueden ser los muebles donde coméis, si haces esto en la misma cocina. Mesas, sillas, taburetes. Cualquier elemento es útil para dotar de carácter a tu cocina. Una mesa de madera o de forja negra con una superficie de cristal, por ejemplo, puede resultar muy cohesiva dentro de este contexto decorativo. Piensa también en otros elementos como la lámpara, el extractor o el suelo, elemento este último esencial en el conjunto, dado que ocupará gran parte del espacio junto a las paredes. Sé creativo o creativa y elige un suelo que aporte vida con baldosas que empleen también los tonos rojos y negros. O elige baldosas con patrones diferentes, sean cuadros negros y blancos u otras opciones. El momento de planificar es ideal para dejar volar la cabeza y pensar en locuras. Quién sabe, puede que así encuentres tu combinación ideal y resulte en una cocina de diseño pero también con personalidad propia.

Ideas para decorar una cocina roja y gris

Tras pensar en el blanco y el negro, el siguiente paso lógico es comprobar la opción de combinar el rojo con un tono gris intermedio, más claro o más oscuro, según lo que queramos. Pero no es una opción intermedia sin más para indecisos. No, el gris es un tono con personalidad propia y muy marcada que te llevará a un estilo totalmente diferente al de los tonos anteriores.

La gama de grises nos permiten flexibilidad a la hora de decorar cualquier cosa, y si se trata de un espacio grande con diferentes componentes como muebles, utensilios de cocina y demás, los grises son todavía más agradecidos, porque nos ayudan a variar el conjunto manteniendo un estilo homogéneo.

Como verás, el gris ofrece una combinación potente y con personalidad también, pero sin resultar tan agresiva como al combinar el rojo con el blanco  o con el negro. Puedes optar por tonos grises planos junto al rojo o con texturas diferentes para dar una variedad visual mayor. Elige dónde destacará el rojo. Siempre puedes optar porque este tono no sea tan mayoritario, puesto que otra de las muchas ventajas del color gris, es que cede el protagonismo a otros tonos con facilidad. Piensa en un conjunto de muebles negros en el que sólo haya utensilios de cocina rojos, o una parte de la pared. Sí, sería un conjunto negro y rojo, pero este primer color sería sin duda el protagonista.

Sin embargo, en el caso del gris, cuando observes ejemplos como este te darás cuenta de que es más humilde y que, aunque el color vivo de tu elección esté menos presente en porcentaje, seguirá siendo el protagonista del espacio. Apóyate en esta faceta de gris, si te gusta esta opción, para combinarlo con el rojo en distintas proporciones.

Una pared roja rodeada de muebles de un gris suave, por ejemplo, puede brindarnos un ambiente con carácter pero grácil a la vista, sin resultar demasiado agresivo. El contraste será menor, y el aspecto visual será más relajado. Una opción, sin duda, muy a tener en cuenta si queremos el color rojo sí o sí en nuestra cocina.

Cómo decorar una cocina con encimera roja

Puede que tengas una cocina con encimera roja o bien quieras hacerla. En este caso partimos de base con una elección tomada. Si tienes claro que la encimera será roja, es el momento de pensar en el resto de elementos. Los blancos, grises y negros podrán ser acompañantes en esta odisea, aunque también puedes recurrir a colores complementarios del rojo, como veremos más adelante.

La encimera roja resaltará y será lo primero en lo que se fijen nuestros sorprendidos ojos, por lo que según el contraste que queramos lograr, deberemos elegir con precaución los demás componentes decorativos. Podemos elegir muebles que sean de color rojo, pero si queremos que destaque la encimera, podemos recurrir a otros colores para el resto del espacio.

Puedes escoger muebles grises y utensilios de cocina blancos. O utensilios negros y muebles blancos. Sea como sea, todo dependerá de tu gusto más que de opciones compatibles a la hora de combinar estos tonos. También es una idea interesante integrar al máximo los aparatos de la cocina que estén a la vista y hacernos con un juego de estos elementos del mismo tono rojo que el de la encimera. Cómo no, puedes optar por escoger un tono diferente dentro de la gama del rojo, como pueden ser tonos más rosados o más granates.

Como siempre, a la hora de elegir la claridad de los colores piensa en tu cocina y no en las fotos de las revistas. Para que la cocina sea un espacio agradable conteniendo buena parte de la decoración más cerca de tonos oscuros es importante que entre buena luz por la ventana y que dispongas de buena iluminación artificial para las noches.

Cómo conseguir una cocina moderna roja

Como decíamos en la introducción, las cocinas rojas son uno de esos estilos que están presentes por doquier en la actualidad. Pero pongamos que ya sabes qué quieres esperar de tu cocina roja y qué no. Es fácil decorar espacios con el color rojo si lo complementas con blancos, negros o grises, pero si quieres una cocina roja que sea moderna, tal vez debas calentarte un poco más la cabeza. Todo dependerá de qué tipo de estilo moderno desees. Dentro de este concepto encontrarás un abanico de opciones muy estéticas entre las que podrás elegir según tu gusto o el tipo de casa que tengas.

Por ejemplo, la madera está de moda y conjuga muy bien con elementos metálicos como neveras de acero o de otros materiales que tengan ese tono gris metálico característico. Combina una cocina con el rojo como color predominante añadiéndole en suelo de parqué de tonos cálidos marrones para que, sin alejarse mucho del rojo, contribuya a lograr un ambiente cálido, acogedor y moderno.

Los elementos que escojas jugarán mucho a favor o en contra de lograr una estética moderno, como en el caso de la nevera u otros aparatos y utensilios como el microondas, el horno o el lavavajillas, que sencillamente puede estar oculto tras uno de las puertas rojas de tu cocina. Escoge unos taburetes de forja de aspecto metálico o de color negro para resaltar a simple vista el aspecto moderno. También puedes optar por unos taburetes de madera que conjuguen con el suelo de parqué. Seguirán aportando ese toque estiloso pretendido sin perder en la calidez de la madera.

Fíjate también en la iluminación. Unas lámparas de paneles integradas en el techo, con algunos pequeños paneles circulares darán glamour y te acercarán sin duda al estilo que buscas.

 

Cómo decorar una cocina roja con encimera negra

Volviendo al rojo y negro, tal vez tengas la idea fija de partir de una encimera negra o tengas la duda sobre cómo deberías decorarla en este caso. Combinar rojo y negro es una elección moderna y arriesgada, puesto que es un estilo visual agresivo y de un contraste abrumador. Sin embargo, puede resultar el estilo perfecto si adoras la combinación artística de estos colores.

Ten en cuenta que una cocina predominantemente roja con una encimera negra difícilmente puede alcanzar mayor efecto de atracción a la vista, por lo que puedes optar por decorar con utensilios de cocina rojos para seguir manteniendo el equilibro entre ambos colores. También puedes elegir elementos blancos, por supuesto, a la hora de incorporar detalles y dotar de algo más de luminosidad en alguna pared o en el suelo. Sin embargo, asegúrate de cuidar la combinación del rojo y el negro, por lo que no incorpores más colores si no quieres que el impacto visual cause ruido y desencaje con la base de la que parte el mobiliario.

Un suelo de parqué de tonos grises suave o un suelo de baldosas claras también pueden jugar a favor del conjunto. Sea como sea, prueba combinaciones y busca muchas referencias para asegurarte de cómo quedaría cada elección en el espacio del que tú dispones. Y como hemos comentado antes, asegúrate de que cuentas con suficiente luz natural y artificial para iluminar una decoración con gran parte de negro como en el caso de una cocina roja con la encimera negra.

Ideas para decorar una cocina roja y verde

Por último, recomendaremos otra de las ideas que frecuentemente sobrevuelan las páginas de las revistas de decoración y de ideas para cocinas. El verde es el color complementario del rojo. Los colores complementarios son aquellos que se enfrentan entre sí en la rueda cromática. Pero cuidado, aunque es cierto que esta técnica de teoría del color puede combinar bien y resultar atractiva, también es verdad que es muy fácil equivocarse en los tonos concretos que elegimos de cada color. Así, un color rojo como el de los ejemplos con un color verde vivo y saturado, desentonaría significativamente, provocando un contraste que podría llegar a ser incluso desagradable.

Si te fijas en la rueda cromática verás que el tono de verde que encaja con el rojo es más bien oscuro y más cercano al azul que al amarillo. Esta es una de las pautas clave para combinar ambos colores. Puedes comprobar que encajen fijándote en la saturación de los colores y en su luminosidad. Cuanto más saturados sean ambos colores menos conjuntarán. Por lo que escoge colores menos saturados si quieres utilizarlos en proporciones parecidas indistintamente. Y en caso de que desees que ambos colores sean fuertes, prueba con diferentes opciones antes de nada, pero te recomendamos que en ese caso, elijas la prevalencia de uno de los colores, estando uno mucho más presente que el otro en el espacio culinario. Por ejemplo, que la mayor parte de la cocina sea roja y algunos elementos sean verdes, o viceversa.