Cuál es el color lila y cómo se fabrica el color lila

El color lila es una de las tonalidades que se obtienen del color violeta. El color lila proviene de una planta, cuyas flores presentan este color. Incluye una amplia gama de tonalidades, desde el lila claro al lila común, pasando por el lila francés, el malva y la lavanda.

El color lila tiene múltiples significados en el ámbito psicológico, aunque se le vincula, especialmente, con las emociones y, más concretamente, con las emociones positivas, como son la sensibilidad, la amabilidad o la empatía. También se ha asociado con la tranquilidad, la dulzura, la calidez o la madurez.

Para crear este color secundario, habremos de valernos de una mezcla de dos primarios, concretamente el magenta y el cian, que nos permitirán obtener, en primera instancia, el violeta. Partiendo de una pequeña cantidad de magenta, agregamos cian, en la misma proporción. Conforme vamos haciendo la mezcla, veremos que aparece, poco a poco, el color violeta.

Debemos tener en cuenta que, en caso de que el color que estamos obteniendo se incline hacia el magenta, habremos de añadirle cian. Lo mismo haremos en el caso contrario, puesto que, lo que buscamos, es el color a medio camino entre ambos colores, esto es, el violeta. Una vez obtenido este color, añadimos blanco hasta obtener el lila.

Una de las propiedades más atractivas del lila es su amplia gama de tonalidades, las cuales, abren un variado abanico de posibilidades en el momento de decorar nuestras habitaciones.

Cómo combinar el color lila en decoración

El color lila se ha utilizado ampliamente en la decoración de los hogares, vinculado sobre todo con habitaciones juveniles y modernas. Sin embargo, las diferentes tonalidades que podemos encontrar, favorecen las versatilidad y adaptabilidad de este color, permitiéndonos desatar toda nuestra creatividad y toques personales.

Así, dependerá de nosotros qué estilo queramos conseguir.

Si bien, a prior, puede parecernos difícil combinar de forma adecuada los tonos lilas con el resto de colores de la paleta cromática, en este artículo os mostraremos cómo, no solo es sencillo, sino que, además, obtendréis unos resultados de lo más bonitos y acogedores.

  • Apuesta por los neutros: las tonalidades neutras, como el blanco y el gris, así como los tonos nudes, como el rosa palo o el beige, combinan genial con el color lila. Ofrecen resultados muy armónicos, dado que, los colores, se equilibrarán mutuamente, rebajando la intensidad si es necesario.
  • Tonos tierra: si bien los colores neutros equilibran la intensidad del color lila en caso de que sea muy vivo, los tonos tierra aportarán calidez a los ambientes impregnados por este color. Entre los colores tierras que mejor combinarán podemos encontrar el color arena, evocador de entornos naturales, o las tierras tostadas, para crear un ambiente de lo más hogareño junto al lila.
  • No te olvides de su complementario: opuesto en el círculo cromático, nos encontramos al amarillo. Lila y amarillo casan a la perfección, creando un contraste de lo más equilibrado. Como hemos mencionado, estos colores se encuentran situados de forma opuesta en el círculo cromático, es decir, son complementarios. De ahí la clave del acertado resultado al mezclarlos.
  • Con tonos morado: como ya sabemos, el lila es la tonalidad clarita del morado, obtenida a partir de la mezcla de este con blanco. Teniendo esto en cuenta, la combinación entre lila y morado es una apuesta segura en interiores. Así, puedes combinarlos en las paredes, dedicando el lila a las superficies amplias mientras que, otros elementos, como las molduras, se resaltan en tonos morados.

Colores que combinan con el color lila

El color lila, junto al morado y el violeta, es un color tendencia en el diseño de interiores. Los diferentes tonos que podemos obtener hacen, del lila, un color muy versátil, capaz de amoldarse a cualquier estancia y estilo.

Aunque, si de algo es expresión el lila es de modernidad y vanguardia, de ahí que sea uno de los colores más empleados en las casas de diseño. Los tonos más oscuros del lila se reservan para ambientes elegantes y distinguidos, mientras que los más apagados o claros, aportan frescura y suavidad al entorno. Así mismo, mientras que los tonos oscuros favorecen la sensación de privacidad e intimismo, los tonos lila claro potencian la luminosidad de las habitaciones, creando sensación de amplitud y apertura.

El color lila funciona a las mil maravillas con los colores de la gama fría, como los azules y verdes, aunque, también, crean combinaciones muy interesantes con tonalidades cálidas, como los rojos, o neutras, como los nudes. También, el color lila, es muy útil para crear contrastes de colores: con naranja, mostaza o azul turquesa.

Así, se abre todo un mundo para experimentar con este color con tantísimo potencial y que, seguro, os conquistará. Has de recordar que, el color lila puede verse pesado si se abusa de él, por lo que se recomienda utilizar los tonos más oscuros de este color en pequeños objetos y complementos como sillas, sillones o adornos. Aunque, como en cualquier caso de interiorismo, saber cómo combinarlo es vital para asegurarte el éxito. Quédate y descubre estos útiles consejos.

Cómo combinar color lila en paredes

Uno de los principales usos del lila en la decoración de interiores está destinado a las paredes de las habitaciones. Lejos de crear ambientes fríos o superficiales, el color lila, gracias a su adaptabilidad, se funde con el resto de elementos de la habitación, creando un conjunto muy acogedor.

En el caso que os proponemos, se han combinado diferentes colores en las paredes. Por un lado, tenemos el lila en la pared de la ventana, un lila claro, que favorece la luminosidad de la estancia. Por su parte, la pared reservada al escritorio, presenta un color malva, tonalidad que pertenece, también, a la gama del violeta. La combinación de estos colores es una apuesta segura, puesto que derivan del mismo color, situándose en una posición intermedia entre el color lavanda y el rosado.

Los muebles, rodapiés y marcos del a ventana lucen un blanco roto muy bonito que equilibra el conjunto.

Habitación lila y gris

La combinación del color lila con colores neutros, como el gris, es una de las mejores combinaciones a la hora de crear estancias que transmitan calma y tranquilidad, dos cualidades que, ambos colores, transmiten por separado.

En el ejemplo que os proponemos, los tonos grises se han reservado para la pared del fondo, que ofrece un aspecto muy acorde al estilo industrial. El lila, por su parte, se ha reservado para la ropa de cama. Lo cierto es que, el lila, es un color muy indicado para textiles, capaz de dar vida a las estancias.

El color gris favorece, al igual que los otros colores neutros, a equilibrar las tonalidades del espacio. Además, con este color, puedes crear un espacio de lo más vanguardista, ya que ha sido el color del año recientemente, concretamente en 2021 según la empresa Pantone.

El aporte cálido lo ofrece la mesita de madera, la cual, también, aporta luminosidad a la estancia.

Cómo combinar un sofá lila

Si vuestro sofá ideal es de color lila, te contamos cómo incluirlo en el salón. Como veis en el ejemplo, no es necesario que os limitéis al empleo de los tonos neutros para conseguir un salón armónico.

En este caso se han empleado tonos tierra, cálidos y fríos, obteniéndose un resultado de lo más bonito y estético. Para darle fuerza y protagonismo al sofá, se han incluidos unos coloridos cojines de diferentes estampados y tonalidades.

Otros elementos, como la mesa, que está en crudo, lo que potencia su naturalidad y aspecto rústico, junto con el suelo, aportan calidez a la estancia. La pared, por su parte, luce un precioso tono caoba oscuro.

Tips para decorar un salón lila

Si tuviéramos que elegir una palabra para definir a este salón sería: moderno. La adecuada combinación de las diferentes tonalidades, así como el diseño de los elementos que conforman este salón, ha creado un conjunto de lo más vanguardista y estiloso.

El lila es el verdadero protagonista de este salón, y se ha empleado en diferentes tonalidades. El sofá y la lámpara comparten una tonalidad muy similar, mientras que la pared muestra un lila más apagado, donde se ha utilizado mayor proporción de blanco para rebajar la intensidad y potencia del lila.

La estantería, por su parte, vira más hacia el violeta, tornándose casi azul. En el caso del mueble situado justo delante, presenta un morado de lo más bonito. Todo ello se equilibra con un suelo en tonos neutros y unos elementos decorativos y mesas auxiliares que continúan con la tonalidad neutra.

Cómo combinar lila y blanco en una habitación

En caso de utilizar el color lila para decorar las paredes de la habitación, el resultado será una estancia de inspiración romántica, la cual, podemos potenciar a través de la decoración.

En este caso, el blanco, es el color utilizado para equilibrar el conjunto, reservándose para el techo, las cortinas y combinándose con los diversos tonos de lila y violeta de la estancia. Como contrapunto, se han situado algunos elementos en negro.

El resultado es una habitación muy acogedora y luminosa, dado que se ha escogido un tono lila clarito que potencia, por un lado, la luz y, por otro lado, la sensación de amplitud.

Cómo combinar el color lila oscuro

El uso de lilas oscuros, como el que vemos en la imagen, ayuda a crear un espacio acogedor e íntimo. Así, la pared, actúa como un telón de fondo de lo más espectacular para acoger las mejores comidas y cenas con tus seres queridos.

Puedes aprovechar la riqueza y el lujo que sugiere este tono añadiendo toques de oro o metálicos, como el bronce, y conseguir un equilibrio compensándolos con tonos naturales y terrosos.

Si optas por pintar la carpintería y las puertas del mismo color que las paredes, otorgarás una apariencia contemporánea. Además, crearás sensación de amplitud, a pesar del tono oscuro.

Ideas para combinar lila y tonos nude

Los tonos nude están integrados por varios matices, cada uno de los cuales combinan de manera ideal con el lila. Serán especialmente adecuados los que se inclinan hacia el beige o tonalidades más amarillentas, dado que, como sabemos, el color amarillo es complementario del lila.

Aunque se pueden combinar con todos los tonos de morado, los tonos más oscuros funcionan mejor con los tonos tierra que los claros. En este ejemplo, las paredes lucen un tono nude cercano al beige, aunque con matices grises.

El suelo de madera, de tonos ocre amarillo, combina muy bien, como no podía ser de otra manera, con el lila ligeramente oscuro del sofá. Los grises de la alfombra y el sillón equilibran el tono oscuro de este, creando un conjunto muy equilibrado, así como luminoso.

Pinturas color lila

Color lila Wanders24

La marca alemana Wanders nos ofrece esta pintura de base de agua, inodora y fácil de usar. Este producto te permitirá obtener un espectacular acabado brillante, de alta cubrición, resistencia y opacidad.

Además, cunde mucho, por lo que, con muy poco producto, podrás cubrir una superficie amplia, lo que se traduce en un ahorro económico para ti.

Color lila Ecoccel

La marca Ecoccel se caracteriza por ofrecer la máxima calidad, gracias a su composición. Pintura al agua, libre de cualquier sustancia química contaminante, por lo que su uso es muy adecuado en la pintura de habitaciones para niños.

Destaca su gran poder de cubrición, tanto en interior como en exterior. Es una pintura ecológica, lavable y muy resistente al paso del tiempo. Además, es capaz de soportar la humedad y es totalmente transpirable.

Color lila Bruguer

Precio: 25,60 € (6,40 € / l)
Leer comentarios

La marca Bruguer, sinónimo de calidad, ofrece esta pintura plástica interior, especialmente destinada a para paredes y techos. A base de agua, monocapa e inodora.

Su aplicación es de lo más sencilla, pudiéndose utilizar tanto brocha como rodillo.  Ofrece secado al tacto en 30 minutos, con una espera al repintado de segunda mano en 3 horas. El resultado es una pintura mate de óptima resistencia y lavabilidad probada.

Fabricante: Bruguer
Precio: 25,60 € (6,40 € / l)Ver en Amazon

Color lila Pavistamp

Se trata de una pintura acrílica diseñada para la decoración y protección de fachadas y morteros monocapa, tanto en interiores como en exteriores. Ofrece un acabado liso y lavable, luciendo como nuevo durante mucho tiempo.

Puede aplicarse en todo tipo de superficies, incluidas las superficies alcalinas, así como las húmedas sin goteos. Puede aplicarse con brocha, rodillo o airless, con un tiempo de secado completo en 1 hora. Bloquea la humedad contenida en la pared y consolida las paredes quebradizas interiores.

Color lila Hossis

La marca Hossi ofrece un producto de gran poder de cobertura. Basta con una capa para obtener un resultado opaco y mate. Es ideal para pintar por primera vez sobre una pared o bien para renovar la superficie de paredes y techos, así como para diferentes superficies como mampostería u hormigón.

Obtendrás resultados de pintura uniformes y sin rayas en un instante. Además, es un producto respetuoso con el medioambiente, a base de agua, sin disolventes y, al mismo tiempo, transpirable. También se controla la higiene de la fabricación y es especialmente baja en emisiones.

Color lila Titan

Precio: 10,34 € (13,79 € / l)
Leer comentarios

Pintura plástica mate lavable, indicada para la decoración de paredes y techos de interior. Ofrece un alto poder de cubrición con una sola capa. Para su aplicación puede usarse tanto brocha como rodillo o pistola. Ofrece acabado mate y un secado rápido.

Fabricante: TITAN
Precio: 10,34 € (13,79 € / l)Ver en Amazon